¿Por qué los españoles hablamos tan mal inglés?

iker casillas mundial

Güí ar de champions of de guorl!!

Si preguntamos a cualquier foráneo acerca de su conocimiento sobre España, seguro que nos hablará de la paella, del Mundial y las Eurocopas de la Roja, de la siesta, del flamenco, del gusto de los españoles por la fiesta, de Almodóvar, de Julio Iglesias, del Barça-Madrid, del sol y la playa y hasta de las artes seductoras del macho ibérico. Crisis y rescates aparte, estas son las señas de identidad culturales esenciales que nos identifican, a grosso modo, fuera de nuestras fronteras.

No obstante, hay otro rasgo que nos define a la gran mayoría de españoles, ese al que hago referencia en el título: nuestra falta de habilidad a la hora de hablar la lengua de Shakespeare.

No en vano, las empresas desconfían del típico “Inglés medio” del currículum cuando no va acompañado de una certificación oficial. Por norma general, en un currículum español, “Inglés medio” suele ser una abreviación para “No hablo inglés ni medio bien”.

En los últimos años, miles de jóvenes españoles de todos los niveles de formación se están viendo empujados a dejar atrás sus amistades y famílias para probar suerte en otro país (normalmente de habla inglesa). Así es como profesores, informáticos, psicólogos, logopedas, economistas y jóvenes sin estudios superiores acaban dándose con un canto en los dientes si pueden trabajar en Londres como camareros, dependientes o limpiando en un hotel. El inglés ejerce en este caso un papel de barrera de entrada al mercado laboral que iguala las aspiraciones laborales de los españoles con todo tipo de formación (siempre con afortunadas excepciones).

Es en esta tesitura cuando toca maldecirnos por nuestra poca pericia a la hora de hablar inglés, al mismo tiempo que nos ponemos las pilas para que “inglés medio” quiera decir realmente “inglés medio” y sea, además, una etapa superada.

Nuestro pobre nivel de inglés es un problema, y como para arreglar un problema antes se han de buscar las posibles causas, me propongo a aportar mi granito de arena explorando los diferentes motivos por los que los españoles tenemos, por lo general, un nivel tan bajo de inglés:

  • Diferencias fonéticas: las vocales son cinco; a, e, i, o, u. Esto es cierto en castellano; cuando se trata de hablar inglés, no hay cinco vocales, sino doce. Esto hace que confundamos fácilmente un barco (ship) con una oveja (sheep) o una playa (beach) con otra cosa (bitch). Otro tema sería el de las consonantes, con la “j” que tenemos de herencia árabe como mejos ejemplo de estas diferencias, y que hace que pronunciemos “jave” en lugar de “have” y nos quedemos más anchos que largos.
  • Diferencias en el compás: el castellano es una lengua silábica, en la cual las pa-la-bras se pueden dividir en sílabas fácilmente cuando oímos a alguien hablar. El inglés, en cambio, es una lengua de compás acentual, que en lugar de por silabas se “mueve” por impulsos que sirven, por ejemplo, para dar un mayor énfasis a las palabras más importantes dentro de una oración. Es por culpa de esta diferencia que los españoles solemos sonar como metralletas cuando hablamos inglés o que nos empeñemos en pronunciar vegetable como “veietéibol” en lugar de como realmente se pronuncia.
  • Relaciones históricas anglo-españolas: España e Inglaterra no se han caracterizado históricamente por una relación cordial. Históricamente, estos dos países han jugado mucho más a menudo el papel de enemigos encarnizados que el de aliados, lo que ha hecho que hispanos y británicos hayan tendido más a intercambiar cañonazos y golpes de mandoble que palabras.
Distribución_geográfica_del_idioma_españolpy

Tomada de Wikipedia; distribución del español en el mundo.

  • Importancia del español en el mundo: debido al auge imperialista que nuestro país protagonizó hace ya algunos siglos, el español es aún hoy una de las lenguas más habladas alrededor del mundo. Los españoles lo sabemos, y no dudamos en esgrimir este hecho a modo de excusa para no aprender inglés. Se nos pasa por alto que los lugares en los que se habla español no son hoy en día potencias mundiales de la economía y que, si queremos tener más oportunidades laborales, necesitamos dominar con soltura el inglés… y nada de inglés medio, que todos sabemos lo que significa.
  • Doblajes: hoy en día tenemos miles de películas y series “made in USA” en nuestros televisores, pero poco inglés aprenderemos con ellos si nos empeñamos en ver El Caballero Oscuro o Cómo conocí a vuestra madre en lugar de The Dark Knight o How I Met Your Mother. Los países europeos que en el periodo de entreguerras del siglo XX tuvieron dictaduras aún conservan la tradición del doblaje, que sirvió a los dictadores para poder cambiar diálogos, tal y como hicieron en España con la película Espartaco para evitar las referencias originales de la película a la homosexualidad. El súmum del cutrismo llegó en los sesenta, cuando se llegó incluso a “doblar” canciones inglesas (como ejemplo el “Tú serás mi baby” o “El submarino amarillo”).
  • Problemas en el sistema educativo: siendo claros, podemos decir que el inglés que se enseña en los colegios e institutos no sirve para nada. Tal y como se “enseña” inglés en las aulas de cualquier colegio, los alumnos se dedican cada año a repasar los mismos tiempos verbales con un profesor que nunca es nativo y en muchas ocasiones no ha vivido en un país de habla inglesa más de cuatro meses seguidos. Además, los alumnos no se dan cuenta de la real importancia que el inglés tiene hasta que abandonan el sistema educativo; es por ello que los alumnos menosprecian el inglés y se limitan a catalogarla a “una asignatura que se me da mal”, normalmente compartiendo el trono con las matemáticas.
  • Falta de necesidad de hablar inglés: hasta que se llega al mercado laboral, el inglés, en España, no sirve para gran cosa. Vivimos muy aislados de esta lengua, y es que para el día a día en España no nos es necesario hablar inglés. Algo totalmente lógico, pero que no deja de ser dañino. En países más pequeños con una relación comercial más fluida con países de habla inglesa o en los que (como sucede en los países nórdicos) no se doblan series y películas a la lengua autóctona, no tienen la necesidad de saltar esta barrera.
  • Alta estima de la ignorancia: en España, la ignorancia está muy valorada y es motivo de risa y aplauso. ¿Quién no ha oído a alguien decir aquello de “Inglis pitínglis” o “Very Güel Fandango”?
  • Tendencia al reagrupamiento: vivir en Australia, Irlanda, Inglaterra o Estados Unidos no sirve de nada si tu pareja es española, tus compañeros de trabajo son españoles, tus amigos son españoles y para ver la televisión recurres a internet para buscar lo que están haciendo en Telecinco o la Sexta. Serás el más guay de tu pueblo y serás visto con admiración por vivir lejos, pero después de cinco años fuera seguirás hablando inglés tan mal como antes de irte.

Para superar nuestras limitaciones es importante conocerlas primero. Seguramente, en esta entrada no estén todas las que son, aunque sí que son todas las que están.

En mi opinión, no es que los españoles tengamos el acento más fuerte hablando inglés (franceses e italianos nos van a la par en esto) o que hablemos inglés peor que nadie, pero es obvia la importancia que tiene hablar esta lengua, así como también son obvias las dificultades que los españoles tenemos, en general, para dominarla.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

6 responses to “¿Por qué los españoles hablamos tan mal inglés?”

  1. Uol Free says :

    Lo de la diferencia en el compás me ha estimulado gratamente, siento parecer irreverente, por dios, pero es verdad hummmm. Aunque no estoy de acuerdo: los que mascullan son ellos, que se tragan letras y no pronuncian claramente. En todo lo demás coincido contigo. Te falta añadir que la estructura de las lenguas románicas o vernáculas nada tiene que ver con la sajona, lo que dificulta el aprendizaje (en las oraciones subordinadas sigo buscando dónde colocar un “que” al traducir al inglés :P)

    (¿Puedes repetir lo del compás, que se mueve por impulsos? ohhh…?

    • Juan S. Rios says :

      Buen apunte en cuanto al tema de la gramática, Uol. Sin duda es otro factor que dificulta el aprendizaje del inglés por parte de los españoles.

      En cuanto a lo de que “mascullan”, eso tiene que ver directamente con el tema de los “impulsos” que comento. Cada uno de los “mascullidos” es un impulso, mientras que las “letras que se tragan” son partes de la palabra en las que, por decirlo de alguna forma, no hay impulso. La pronunciación de “comfortable” (cómodo, en inglés), donde el “for” prácticamente se obvia al hablar, es un claro ejemplo de ello.

  2. Álvaro says :

    Totally agree. Has plasmado todos y cada uno de los aspectos que comento con mis compañeros de Universidad. Estudio “Grado en Estudios Ingleses” (La antigua filología) y si (como yo) nunca has ido a una academia particular o a una escuela de idiomas para aprender inglés, es ahora, en el grado, cuando estoy aprendiendo inglés, y ya te digo, no es ni comparable.

    También te voy a dejar uno de los aspectos que no tiene que ver directamente, pero que creo que influye bastante:
    En otros países desde pequeño “te sacan” a exponer trabajos semanalmente, de forma que puedes ir practicando hablar en público, algo que en España, es imposible, “Aisss… es que me da vergüenza…” por lo que cuando tenemos la posibilidad de hablar con alguien en inglés para fallar y fallar hablando y que te puedan corregir o simplemente practicarlo, porque un idioma es eso, practicar y practicar y sobre todo, no tener miedo a equivocarte.

    Y mientras escribía me he acordado de que otro aspecto típico es que cuando estás en clase con tus compañeros queda más guay decir “jelou, jau wol ar yu” porque como lo digas bien, ya tienes la cruz para siempre: “Vamos a reirnos de fulanito por intentar hablar bien inglés”.

    Buen trabajo, sigue expresando tus ideas, pues menos mal que aún no nos han quitado la libertad de expresión.
    Un saludo

    • Juan S. Rios says :

      Hola Álvaro,

      gracias por tu comentario. Precisamente todo lo que comentas va en la misma dirección. Por algún motivo tenemos tendencia a aplaudir la ignorancia y denigrar al que demuestra saber más. Esta actitud, que tal vez sea un mecanismo de defensa para aplaudir a aquellos que no son más listos que uno mismo, sino premiar a los más ignorantes para que hayan más y así uno mismo se pueda sentir mejor, menos ignorante, lo único que hace es poner trabas al aprendizaje del idioma y a la correcta pronunciación. Si total, cantando con “inglés fonético” ya nos echamos unas risas, ¿para qué cambiar?

      Un saludo

  3. Álvaro says :

    Perdona, me ha faltado terminar la frase: “por lo que cuando tenemos la posibilidad de hablar con alguien en inglés para fallar y fallar hablando y que te puedan corregir o simplemente practicarlo, porque un idioma es eso, practicar y practicar y sobre todo, no tener miedo a equivocarte, no nos atrevemos.”

  4. Svetlana says :

    Si no saben ni hablar correctamente español, menos otro idioma…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: