¿Cómo destruir tu propio negocio? Cinco valiosos consejos

Si este es tu objetivo, no puedes dejar de leer esta entrada

Si este es tu objetivo, no puedes dejar de leer esta entrada

No nos engañemos, hacer fracasar tu negocio no es tan sencillo como parece. Si tienes un negocio, te podrías encontrar en la desagradable situación de ver que estás llevando a cabo un trabajo pésimo y que, a pesar de todo, todo va viento en popa. Si te encuentras en esta tesitura, es muy probable que, a pesar de que en lineas generales estés dejando bastante que desear en tu trabajo diario, aún haya algunas “cosas” que estés haciendo bien. Y, lo que es peor, es muy probable que estas “cosas” resulten ser determinantes.

Personalmente, no tengo ni he tenido nunca un negocio propio. Además, si tuviera uno intentaría hacerlo prosperar. No obstante, en los últimos tiempos vengo observando negocios de toda índole que fracasan estrepitosamente gracias al penoso trabajo de aquellos que los dirigen. Un trabajo tan pésimo sólo puede ser (o eso espero) fruto del esfuerzo; no puede haber alguien tan inútil como para seguir los consejos que me propongo a enumerar. Además, si estás leyendo una entrada titulada “¿Cómo destruir tu propio negocio?” es porque te dispones a hacer lo propio y yo, desde este humilde blog, no soy nadie para convencerte de lo contrario.

Poner horarios de apertura imposibles (o no seguirlos)

Para no vender, no hay nada mejor que imposibilitar a tus clientes el acceso a tu establecimiento. Para esto puedes tomar dos tipos de iniciativa:

– No sigas tu horario de apertura: Abre tarde o cierra antes de tiempo. No abrir, directamente, el establecimiento, supondría acabar con el negocio de un plumazo. De acuerdo con mi experiencia, no obstante, entiendo que el subidón de adrenalina no viene del cierre del negocio en sí, sino de ver día a día cómo el negocio va de mal en peor. La gracia no está en llegar a la meta, sino en correr día a día la carrera camino a la perdición.

Horarios de apertura del AIB Bank (Irlanda)

Horarios de apertura del AIB Bank (Irlanda)

– Pon horarios de apertura dantescos: abrir un jardín de infancia de las 2 a las 8 de la madrugada o una entidad bancaria que sólo abra en horarios de oficina (nada de abrir los jueves por la tarde). El ejemplo del jardín de infancia me lo he inventado (aunque quizás exista), pero junto a estas líneas están los horarios de apertura de una oficina del mayor banco irlandés. Siempre te puede ocurrir que la competencia siga tu ejemplo y, como tú, ponga horarios increíblemente estúpidos. No te desanimes, aún quedan cuatro consejos más.

Dificultar el pago a los clientes

La entrada de dinero es clave para la supervivencia de tu negocio. Para asegurarte de que tu negocio se dirige al abismo, no hay nada mejor que imposibilitar a tus clientes el pago. De esta forma, no sólo no podrán comprar si no que vivirán la frustración de querer hacerse con tu producto y no poder. Esto hará que en tu mercado crezca la crispación hacia tu negocio. Algo que te combiene, y mucho.

No aceptar el pago con tarjeta o con billetes de determinadas cantidades por falta de cambio son grandes ejemplos en este campo que no has de dejar de poner en práctica.

Dar un servicio post-venta pésimo

Todos sabemos que no quieres vender, pero a veces los clientes son capaces de llegar a tu negocio y hasta de pagar. Una vez en este brete, no te queda otro remedio que dejar entrar algo de dinero en tu empresa. En estos desagradables casos, la máxima es “vende y olvida” es tu mejor compañera. Un simple “esto lo has roto tú” a tiempo puede ser de gran ayuda; para negocios de una envergadura considerable, un teléfono de atención al cliente de pago en el que haya que hacer largas esperas también es altamente recomendable.

Con un servicio post-venta suficientemente pésimo puedes conseguir que tu clientela se sienta desamparada, con productos que (con suerte) no funcionen correctamente y sin alguien a quien acudir para solucionar sus problemas. No temas, lo más seguro es que la próxima vez acudan a la competencia, y si no es así siempre puedes…

Ser desagradable con tus clientes

Seamos claros: tu empresa es tu casa y en tu casa mandas tú. Esto se lo has de hacer ver a los clientes. Nunca debes hacer caso a los deseos de tus clientes (hacer oídos sordos a sus deseos y sugerencias es una forma eficaz de conseguir esto). Contestarles de malas maneras y faltándoles al respeto ya es el no-va-más.

Si tu negocio es una discoteca o un pub, los porteros y demás personal de seguridad te pueden echar una mano inestimable en tu afán de humillar a tus clientes. Asegurarte de que veten la entrada a algún que otro cliente sin motivo aparente será un decisivo paso en tu camino hacia el fracaso.

Bombardear a tus clientes con publicidad absurda

No es un secreto que a los clientes (tanto a los actuales como a los potenciales) les molesta la publicidad. Para hacer naufragar un negocio hay que prestar atención a dos vertientes: la cantidad y la calidad.

Para esto, Facebook ofrece una plataforma inigualable. “Por fín es viernes”, “Saludos a todos nuestros amigos de Swatzilandia”, “Si queréis saber más de nuestros servicios, llamadnos al 666-666-666” y otros mensajes spamosos son un arma infalible para conseguir el mayor de los fracasos en la estrategia de comunicación. Si contienen más faltas de ortografía que palabras, mejor que mejor.

Estos cinco consejos se resumen en uno: “Maltrata al cliente como querrías maltratar a tu propio negocio”.

Estos son sólo algunos de los ejemplos que he vivido en mis propias carnes desde el lado del cliente. Son situaciones que, con mi afán de hacer prosperar cualquier negocio en el que me implique (sí, soy así de raro), intentaría evitar. Pero cada vez más, estoy convenciéndome de que este tipo de pensamiento está pasado de moda, y ahora lo que se lleva es maltratar al cliente para mandar los negocios al garete.

Yo, desde Mi último intento de blog, no podía dejar de aportar mi granito de arena.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

2 responses to “¿Cómo destruir tu propio negocio? Cinco valiosos consejos”

  1. JaviBenavente says :

    Muy grande juan!! Te mereces el retweet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: